reseña

Las variaciones de la identidad. Ensayo sobre el tipo en arquitectura. Carlos Martí Arís

 

Marti_ Variaciones_identidad

     Nº de páginas: 177
     Encuadernación: Tapa Blanda
     Editorial: Fundación Caja de Arquitectos
     Año: 2014

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde que Quatremère de Quincy propusiera la primera formulación coherente en torno a la idea de tipo, a finales del siglo XVIII, este concepto ha sido centro de debate de la disciplina arquitectónica. A lo largo de los dos últimos siglos, la importancia que el concepto ha tomado dentro de la teoría arquitectónica ha oscilado en función del interés que la historia y la forma de relacionarse con ella despertara en cada momento.

La obra aquí reseñada surge de la tesis doctoral presentada por Carlos Marti Arís en 1988 en la Escuela de Arquitectura de Barcelona. En aquel momento, las tendencias europeas ya habían superado la efervescencia tipológica renacida en Italia en los años sesenta aunque, en algunos lugares como España, esta todavía vivía sus últimos coletazos cristalizados, en la mayoría de los casos, en desafortunados gestos formales.

Sin embrago, en este trabajo académico, dirigido por Giorgio Grassi (algo muy significativo), Martí Arís se aleja de la banalidad de las modas para proponer una relectura del tipo defendiendo, como tesis fundamental, la validez del mismo no solo como herramienta de análisis sino también reivindicando su carácter operativo en el campo del proyecto.

La tesis de Martí vio la luz por primera vez en forma de publicación en 1993 de la mano de Ediciones del Serbal1 y la demarcación del Colegio de Arquitectos de Barcelona. Ahora, en 2014, el trabajo ha sido reeditado, esta vez por la Fundación Arquia, con un nuevo formato pero con el mismo contenido.

Carlos Martí es profesor de proyectos en la Escuela de Arquitectura de Barcelona. Desde el inicio de su carrera ha dejado patente su interés por la investigación y la teoría dentro de la disciplina arquitectónica. Es fundamental el hecho de que Martí no considera la teoría como un campo de trabajo desvinculado del proyecto sino como una herramienta que lo posibilita y se alimenta de su análisis. Esta postura choca con la mantenida por muchas escuelas de arquitectura en las cuales, desde hace ya bastantes años, se han independizado los departamentos de teoría y proyectos, que originariamente eran uno, creándose una ambigüedad nada oportuna para la discilpina.

Martí, en la mayoría de sus publicaciones, reivindica la instrumentalidad de la teoría en tanto que herramienta de proyecto. La teoría no como mero mecanismo de análisis. Teoría capaz y necesaria en la generación del proyecto. Elocuentes son sus palabras publicadas en “La cimbra y el arco” en torno a esto:

“todo intento de construcción teórica en nuestro ámbito debe, de entrada, asumir su papel auxiliar, su condición secundaria, supeditada a las obras, que son las verdaderas depositarias del conocimiento tanto en arquitectura como en cualquier otra actividad artística. Ese carácter auxiliar que le atribuyo a la teoría en el campo del arte no disminuye en nada su importancia, ni niega su valor decisivo. Es como la cimbra que hace posible la construcción del arco: una vez cumplida su misión, desaparece y, por tanto, no forma parte de la percepción que tenemos de la obra acabada, pero sabemos que ha sido un paso obligado e imprescindible, un elemento necesario para erigir lo que ahora vemos y admiramos.” 2

 

Las variaciones de la identidad: ensayo sobre el tipo en arquitectura.

La obra aquí reseñada se estructura en torno a cuatro grandes capítulos. El autor emplea un discurso claro y preciso que deja vislumbrar su capacidad docente. El texto está plagado de ejemplos inteligentemente escogidos y es patente como, conforme avanza el discurso, cada vez se hacen más presentes las obras de arquitectura moderna entre ellos. Así, se introduce paulatinamente la idea con la que Martí quiere concluir su trabajo: la relación entre el tipo y la arquitectura moderna y su utilidad operativa en la disciplina del proyecto.

Dedica el primer capítulo, La idea de tipo como fundamento epistemológico de la arquitectura, a la definición de la noción de tipo. Y lo hace siguiendo aquella propuesta por Quatremére de Quincy en las postrimerías del siglo XVIII. Asimila el tipo a una estructura profunda de la forma (y sobre este concepto orbitará gran parte de su discurso), distanciándose de la acepción más particular en la que, según algunos autores, el tipo podría ser asimilable a los Elementos de Composición propuestos por Durand, manifestando aquí expresamente su coincidencia con lo defendido por Rafael Moneo en aquel ya mítico Sobre la noción del tipo3.

Para explicar la gestación del tipo y su operatividad en el proyecto se apoya en Popper y en su explicación de los mecanismos mediante los cuales se produce el conocimiento humano. Para ello, equipara los mundos propuestos por el filósofo austríaco en sus teorías epistemológicas con las obras de arquitectura y su corpus disciplinar.

Clasificación, taxonomías, variaciones, mestizajes, adaptaciones, usos, lugares. Estos son conceptos que aparecen a lo largo del segundo capítulo titulado Permanencia y transformación de los tipos.

Martí pone a prueba la noción de tipo enfrentándola a aspectos como los anteriormente planteados. Apoyándose en numerosos ejemplos, recorre el tipo (como estructura subyacente) a lo largo de la historia de la arquitectura haciendo hincapié en disolver la idea que vincula tipo con rigidez e inoperatividad.

Utilizando los ejemplos de los espacios centralizados y direccionales se explica el proceso de “mestizaje” mediante el cual los tipos se combinan entre sí para dar lugar a otros nuevos adaptándose a condicionantes externos (similar a la idea de las “series tipológicas” de las que hablaba Moneo en el mencionado artículo). Así, se remarca la idea defendida por el autor de que el empleo del tipo como útil de proyecto no supone la rigidez e inmutabilidad de la obra resultante.

Tipo y estructura. Así se titula el tercer capítulo en el que se vuelve a hacer hincapié en la diferenciación del concepto de tipo como estructura profunda (siguiendo a Leví-Strauss) con el de esquema, ligado este último directamente a aspectos formales.

Tras hacer una crítica al enfoque semiótico de la arquitectura propone, una vez superada “la resaca estructuralista”, “regresar con ánimo sereno al territorio (del análisis estructural) que antes se recorrió de un modo enfebrecido y ansioso”4 .

Explica, ahora con más calma, el concepto de estructura en el que lo más importante no son los elementos en sí, sino las relaciones que entre ellos se establecen. Vuelve a hablar de la capacidad de mutación de las estructuras tal y como había hecho en el segundo capítulo al hablar de los “mestizajes” de los tipos. Y es en esta parte cuando aparecen ya ejemplos de la arquitectura del siglo XX, buscando la relación tipológica con otros modelos pasados, dando pie así al último capítulo en el que se centrará sobre la arquitectura del Movimiento Moderno y su relación con el tipo.

“Cuando nos detenemos ante un monumento del pasado solemos reconocer enseguida su matriz tipológica. (…) En cambio, al analizar los ejemplos de la arquitectura moderna, la matriz tipológica no suele presentarse con la misma evidencia. (…) ¿Qué significado cabe atribuir a esa especie de difuminación o desenfoque?” 5

Con esta pregunta arranca el cuarto capítulo, La noción de tipo en la arquitectura moderna. Claro parece quedar ya que el objetivo de esta parte final del estudio es dar respuesta a la pregunta planteada. Y no tarda en hacerlo al lanzar Martí su hipótesis según la cual, la dilución de la matriz tipológica en la arquitectura moderna se debe a la propia descomposición de la misma en diferentes subsistemas (estructura portante, organización espacial, mecanismos de acceso, relación con el exterior, etc.) que en la arquitectura tradicional eran coincidentes. Así, mientras que en la arquitectura tradicional (utiliza el ejemplo de la masía catalana) todos estos sistemas coincidían, por lo que era más fácil detectar en ellos la estructura tipológica, en la arquitectura moderna, al descomponerse en diferentes subsistemas (entendidos como estructuras mentales no como cuestiones materiales) es más difícil relacionar la idea de tipo con ellos.

De este modo, una vez planteada la importante cuestión de la continuidad del tipo en la arquitectura moderna dedica el resto del capítulo a apoyar con ejemplos lo expuesto centrándose principalmente en hacer un análisis de la obra de Mies van der Rohe “en clave tipológica”.

Martí Arís presenta un estructurado y didáctico trabajo de sencilla y recomendable lectura que arroja luz a una cuestión sobre la que mucho se habla y mucho se hierra.

 


 

 Notas y referencias

1 MARTÍ ARÍS, Carlos. Las variaciones de la identidad. Ensayo sobre el tipo en arquitectura. Barcelona: Ediciones del Serbal. 1993
2 MARTÍ ARÍS, Carlos. La cimbra y el arco. Barcelona:  Arquia, Fundación Caja de Arquitectos. 2005. p 11
3 MONEO VALLES, Rafael. Sobre la noción de tipo. Publicado por primera vez en inglés con el título On typology en Oppositions 13 para el Institute for Architecture and Urban Studies. MIT Press, 1978
4 MARTÍ ARÍS, Carlos. Las variaciones de la identidad. Ensayo sobre el tipo en arquitectura. Barcelona: Arquia, Fundación Caja de Arquitectos. 2014. p 107
5 MARTÍ ARÍS,  2014. p 107
Víctor Soriano. 2015


Los Comentarios están cerrados.